19 comentarios para “Humanizar la civilización”

  1. Adrián

    Javi:

    “El que busca encuentra”…y que bueno que hayas encontrado este lugar que tanto hemos charlado.
    “Una vida sana es tensión, no relajamiento”, trabajemos, movamosnos, creemos tensión para movilizarnos hacia un mundo mejor.
    Desde mi humilde conocimiento filosófico, me sumo a la propuesta, dispuesto a trabajar por el “tú”, y no por wl “yo”. Por ese mundo que alguna vez charlamos donde el objetivo primario no sea el beneficio (movilizado por el egoismo individual) en términos económicos, sino el bienestar del prójimo. Un mundo movilizado por el acto de amar (dar) y no de intercambiar (dar – recibir).

    Gracias por compartir esta experiencia, espero que todos podamos sumar nuestro granito de arena.

    Adrián

  2. Cristina

    Cristina de Córdoba.

    Gracias Javier por haber aceptado la invitación y participar en el equipo de ponentes en el I Encuentro Iberoamericano de Personalismo Comunitario.
    Tu ponencia fué emocionante y agradezco a Ines Rigo de Moine de haberte invitado, más aún por ser un jóven con idiales y con compromiso por sobre todas las cosas.

  3. Manuel Anzoátegui

    Al margen de si me parece acertado o no el enfoque -al que adhiero-, me permito evocar dos grandes: La raíz de todos los males, el egoismo (Madre Teresa de Calcuta); Hemos apredido a nadar como los peces, a volar como los pájaros, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos (Martin Luther King)

  4. Juan Carlos Vila

    Gracias por el resumen de este evento que no tuve más remedio que perderme. A la incierta frustración del Congreso por el centenario de Mounier en Madrid el 2005, donde muchas cosas quedaron en el aire, veo que en este se puede certificar la extensión del personalismo comunitario por mi querida AL. Además, escuchar las palabras de Carlos, que desde hace tanto tiempo escucho (le conocí con 16 años, o sea que en septiembre hará 30 año!!) y que dejó marcado para siempre a aquel adolescente que seguí u camino de personalización, es siempre gratificante, porque no sólo le escucho a él, sino a la impronta imborrable que deja en quienes le escuchan y tienen oídos.
    Pero ves, yo discrepo en algunas cuestiones con él,.. veo más a Agustín que al Aquinate en las raíces del Personalismo, ya que éste o es comunitario o no lo es, y por ende Pascal, como referente frente a Descartes… de todas maneras si tienes oportunidad de leer 30 nombres propios… del propio Carlos, te ayudará a comprender las raíces de esta “anti-ideología” en palabras de Lacroix, de esta necesaria vía hacia una revolución que será moral, o no será; que será personal, o no será (Péguy-Mounier).

  5. Federico G.

    Qué entusiasmo leer a alguien tan enamorado de estas lindas ideas. El desafío: bajarlas a lo concreto. Por eso espero toda información y profundización sobre las ponencias, sobre cómo el personalismo puede orientar la economía, cómo la educación puede ordenarse bajo su espíritu. Cómo hacer para que el personalismo comunitario influya cada vez más en nuestras tareas cotidianas, nuestra profesión o incluso en el surgimiento de nuevas iniciativas, para las que ya me voy anotando.
    ¡Un abrazo!

  6. Jose Maria

    Es muy interesante lo que planteas en tu relato. Lo poco que a uno le preocupa el projimo.

    Pero siempre que leo a estos “grandes pensadores” me pregunto una cosa: muy profundas sus investigaciones, reflejadas en hermosas palabras. ¿Pero nunca predicar con el ejemplo?

    Por ejemplo Carlos Diaz: busco sobre el y encuentro que escribio mas de 200 libros, da conferencias por todo el mundo, etc, etc. Un curriculum impresionante. ¿Pero con que ejemplo de su vida nos muestra sus enseñanzas?

    Por favor que no se tome esto como una critica, sino como una inquited, que seguramente alguien de este foro me podra contestar.

  7. Juan Carlos Vila

    Estimado José María:

    Los años, quizás pocos para algunos (46) y muchos para otros, me han ayudado a aprender que todos hacemos cosas que no valoramos, y otras que no valoran los demás. También que escribimos más como deberían ser las cosas, y menos las llevamos a la práctica. Pero la vocación llama a unos a una cosa y a otros a otra. Carlos Díaz no es un activista, es una persona de pensamiento. Pero de la misma manera que Teresa de Calcuta no se sintió inclinada a escribir, Carlos Díaz admira a quienes actuan. Eso sí, peca de exigencia. Exige que quienes actúan lo hagan con su mismo nivel de conocimientos, y eso no es posible. Todo lleva dedicación y la dedicación absoluta tiene unos premios, y otros no.

    En todo caso creo que muchos pecamos de la búsqueda de la perfección en otros, intentando demostrar que su falta de perfección nos facilita el camino. Y eso es un error. Cada uno debemos buscar ser los mejores. Hacer nuestra propia revolución personal, con ayuda de otros, pero es nuestra labor. Carlos Díaz tiene ya bastante trabajo con su propia revolución personal, te lo puedo asegurar, pero también te aseguro que yo la tengo con la mía.

    En todo caso, todo lo que puedas encontrar sobre el Instituto Emmanuel Mounier en España, sus ediciones y sus acciones, se han hecho porque él estaba ahí, y puso su empeño personal. Te lo dice quien ha sido testigo de ello hasta hace tres años, hasta que diferencias de opinión con algunas personas me hicieron retirarme de la primera fila del IEM.

    Abrazos

  8. Xosé Manuel Domínguez Prieto

    Querido José María:
    El currículum académico de Carlos Díaz, a quien él mismo llama su ‘ridiculum’, es público porque su obra está ahí. Pero sólo los que conocen personalmente a Carlos Díaz saben de su vida personal y de la vida intensa que hay tras su palabra. Carlos Díaz, con su pasión por la verdad y por la persona, con su generosidad y su creatividad, con su exigencia amorosa y su profetismo es , para muchísimas personas, un referente personal, un estímulo para vivir apasionadamente la propia misión. Es cierto que, como dice mi amigo Juan CArlos, Carlos Díaz no es un activista. Pero es hombre de acción. Creo que es uno de los grandes difusores del pensamiento personalista. Su obra no sólo son sus libros: son sus conferencias, su trabajo de formación de jóvenes pensadores, la fundación del IEM, etc. Esta labor intelectual y militante es acción (aunque no agitación ni activismo). Es hombre de pensamiento que piensa como hombre de acción y hombre de acción que actúa como hombre de pensamiento.
    Por tanto, José María, creo honestamente que Carlos Díaz nada tiene que ver con los popes del olimpo académico actual, nada con esos profesores de mucha palabra y poca vida.
    Recibe un fraternal abrazo y otro para Juan Carlos Vila, un gran personalista y especialista en Peguy, también hombre de acción y de pensamiento.
    Y enhorabuena a la doctora Inés Riego, presente y futuro del personalismo más solvente, por el congreso de personalismo que ha impulsado.
    Xosé Manuel Domínguez Prieto

  9. Jose Maria

    Juan Carlos,

    Gracias por tu comentario. Y gracias tambien por nombrar a la Madre Teresa de Calcuta. Ella es ejemplo de mi punto:

    “Déjanos predicar sin sermones. No mediante palabras, sino con nuestro ejemplo”.

    No hacen falta mas libros, Institutos, reuniones y conferencias. El hombre sabe muy dentro suyo como debe actuar:

    “La paz y la guerra empiezan en el hogar. Si de verdad queremos que haya paz en el mundo, empecemos por amarnos unos a otros en el seno de nuestras propias familias. Si queremos sembrar alegría en derredor nuestro precisamos que toda familia viva feliz.”

    Y de nuevo, mi comentario no es una critica a Carlos Diaz, es un llamado a actuar en lugar de hablar. O como puso Federico en su comentario “bajar esas ideas a algo concreto”.

  10. Randall Carrera

    En buena hora para todos los que tuvieron la oportunidad de asistir a este magno evento, personalmente deseaba con todo corazón atender a la invitación de la Dra. Inés, lamentablemente nuestra universidad no contaba con el presupuesto necesario. Imagino que el encuentro personal con pensadores que comparten el ideal comunitario debe haber sido muy rico. Por favor si me pueden remitir algún material digital del congreso sería de gran valor para nuestra escuela de ciencias teológicas y filosóficas. Espero además poder mantener contacto con todos los que compartimos el amor por la reflexión personalista
    Saludos desde la Universidad Católica de Costa Rica

  11. Teresa

    Juan Carlos,
    A medidad que vas aclarando tu primera pregunta, la vas oscureciendo. Parecía una pregunta inocente que pedía información… Pero en esta última intervención estás yendote a los extremos. Las vocaciones son diversas y todas son necesarias. Necesitamos pensadores y necesitamos hombres de acción, como necesitamos también que la vida personal integre ambas dimensiones. Creo que eres muy excluyente al decir que no hacen falta más libros, conferencias, etc… Mientras haya ideas y pensadores la humanidad seguirá avanzando, porque son las ideas las que rigen los grandes movimientos y procesos de la humanidad. Creo dentro de las corrientes de pensamiento que ha habido a lo largo de los siglos, el personalismo es una de las que tiene más compromiso con la realidad y con el hermano, especialmente los pobres y marginados.

  12. Federico G.

    Si bien comparto con Teresa que José María se excedió al ir al extremo, no dejan de despertarme simpatía sus opiniones. Así como coincido con Javier en que es absurdo actuar sin reflexionar, del mismo modo pienso que es absurdo reflexionar sin actuar. No sólo absurdo, sino que influye directamente en la calidad de los textos y propuestas, y hace la diferencia entre las que pasan sin pena ni gloria como palabras bonitas o las que en cambio inspiran al lector a profundizar un camino y le ofrecen elementos para mejorar sus prácticas y horizontes diarios.
    Cuánta fuerza tiene, por ejemplo, el texto anterior “Donde la dignidad humana se respira” sobre el Hospice Buen Samaritano. Cuán valiosas y punzantes para los médicos son las reflexiones de quiénes viven, con mayor o menor profundidad según sus posibilidades y vocación, esa experincia u otras similares. Y lo mismo con cualquier rama para la que el personalismo comunitario tenga una propuesta.

  13. Carlos Agustín Masías Vergara

    Muy buena síntesis del encuentro, Javier. Felicitaciones. Interesante el intercambio de ideas sobre la reflexión y la acción. He dudado en dejar mi opinión sobre ese asunto porque puede parecer cargamontón contra José María; pero terminé animandome, al recordar lo que le digo a mis alumnos: las opiniones no se respetan, se respetan las personas; las opiniones se discuten. Creo que plantear la cuestión dicotómicamente: reflexión – acción, hace pensar que se ha de optar por una o por otra. La reflexión es un tipo de acción, es praxis teleia cuyo “producto” son ideas. Y las ideas no son -como nos ha hecho creer cierto activismo- algo intrascendente, algo de lo que se puede prescindir, sino que son algo de vital importancia. Decía Gabriel Marcel que la idea de hombre no puede ser degradada sin ser degradante, o en otros términos, dime que idea del hombre tienes realmente y te diré como tratas a tu vecino. Y creo que parte de la perenme actualidad del personalismo (el personalismo siempre será actual aunque nunca esté de moda) es su esfuerzo por tratar de aclarar “la idea” de persona, y de señalar la praxis coherente con esa idea, y de denunciar los comportamientos o sistemas que conculcan la dignidad humana. Porque lamentablemente aquello de que muy en el fondo el hombre sabe siempre lo que tiene que hacer no es cierto, prueba de ello lo puedes encontrar en un post de este mismo blog, donde Javier discute las ideas de Roxana Kreimer sobre el sentido de la vida, no por puro academicismo sino porque lo que está en juego en esas ideas es la dignidad humana.

    Ciertamente hay un pensar esteril que se pregunta si lo que dijo Tomás de Aquino es quo o quod, pero -para poner un ejemplo de lo más metafísico- la discusión del aquinante con el averroismo sobre la unidad del intelecto agente no era nada esteril, allí estaba en juego el tema de la dignidad humana, y ese pensar no fue esteril a pesar de que el aquinante solo se dedicó a reflexionar, sus ideas establecieron la base para otras acciones. Insisto, no es del todo cierto que el hombre en el fondo sepa cómo debe actuar, y en estos tiempos menos aun; pero no solo en estos tiempo, ya Aristóteles señalaba que todos los hombres desean ser felices, pero el problema es que no saben en qué consiste la felicidad. Aun ahora se hace necesario el trabajo reflexivo y divulgador que hace Carlos Diaz a través de sus seminarios y obras para recordarnos que nuestra felicidad o es el reflejo de la felicidad del otro, o no es en absoluto; y es necesario, porque aun ahora muchos seguimos buscando la felicidad en el yo, por medio de esa actitud de ombliguismo que solo mira por su “bien-estar”.

    Por último, si alguna vez te encuentras con un libro o un discurso interesante, juzga primero si su contenido es Verdad o no. Si es Verdad, vive de acuerdo a él según tus capacidades; si no es Verdad, sigue en tu busca de la Verdad. Si de casualidad descubres que esa persona no vive según lo que escribe, se indulgente con él, quizá su capacidad solo daba para escribir y no para vivir de acuerdo con lo que escribía. Tú sigue el consejo que Jesús daba a sus discípulos respecto de los fariseos: hacer lo que ellos dicen, no lo que hacen. Pero jamás caigas en el juego muy actual y muy puritano de andar escarbando la vida del otro para ver si es una “autoridad moral” (como si pudiera existir una, cuando todos estamos hechos del mismo barro) porque se te podrían aplicar las palabras de San Agustín a los herejes: todo lo que se hace para no hacer nada.

    Javier un saludo, y mil disculpas el comentario salió algo largo, ya hasta parece un post.

  14. Luigi Ferdinando

    José María:
    Si tanta aversión tienes a la palabra, y tanto amor a la acción, no entiendo por qué pierdes tiempo en escribir en vez de ser coherente con lo que piensas y callar. Tu propia escritura traiciona tu posición. Además, es no entender qué es el pensamiento, que siempre está apalabrado -como muestra Gadamer-, creer que hay contraposición entre pensamiento y acción. Sólo las acciones infrahumanas son ajenas al pensamiento. E incluso personas de acción y oración tan sobresalientes como tu querida Teresa de Calcuta han tenido la amabilidad de dejarnos por escrito sus pensamientos, uno de los cuales tú mismo citas.
    Así que, amigo mío, sí que hacen falta libros, Institutos, reuniones y conferencias, justo para orientar la acción. Kant te daría ideas: pensamiento sin experiencia, es vacío. Cierto. Pero experiencia sin pensamiento, es ciego. Incluso el Creador nos dejó su Palabra. ¿Crees que obró inutilmente?

    Por escrito te envío un abrazo en esta maravillosa iniciativa de Javier, gracias a la cual nos comunicamos personas de todo el mundo.
    Luigi. Padova.

  15. Alberto C. Mendonza

    Muy bueno todo.
    El comentario de Carlos Agustín Masías Vergara me dejó pensando. Que el personalismo siempre será actual, aunque nunca esté de moda!!!, bueno, bueno, que frase para el análisis…
    es una afirmación fuerte, si las hay.
    De todos modos, me animo a imaginar que los jóvenes, necesitan atenuar su sed de cambio en la relación con el otro, intentando decodificar el personalismo en lo tangible. El hospice del Buen Samaritano es buen ejemplo de ello ¿no?
    Por eso, siempre debería haber faros en la costa que orienten la navegación, máxime ante un mar muy movido por olas de egocentrismo, que parecen venir unas tras otras sin solución de continuidad en la sociedad del siglo XXI.
    un abrazo Javier, y felicitaciones.

  16. Marcos Roca

    Que interesante conocer más sobre esta corriente del pensamiento con la que tan identificado me siento. Valoro mucho las ideas que se están dando desde el movimiento personalista ya que proporcionan una base teórica desde la cual se sustentarán los cambios concretos que tanto queremos para nuestra sociedad.
    Por otro lado, me parece muy interesante romper con este erróneo paradigma occidental que hacer girar nuestro ser en torno a la razón en lugar de descubrir que nuestro polo de atracción debe ser el amor.
    Finalmente quisiera agregar que es poco lo que conozco sobre esta filosofía (si bien estudie durante un tiempo esta carrera, lo hice en la racionalista UBA), pero dudo que existan muchos textos que la resuman de mejor manera que aquel que leí en el apéndice del primer libro de Javier (“Una luz que se enciende”): “Vivir es convivir”, de José Descalzo. Los invito a que se sienten, se “relajen”, lo lean y se “tensionen”.

  17. matias najun

    Javier
    Felicitaciones por el espacio de alto vuelo que se genera y tu capacidad narrativa..clara, sencilla, profunda…
    en este tiempo de velocidad tus escritos invitan al freno y la reflexion…
    que nos son freno que demora sino freno que para tomar carrera y seguir en tension…
    tomo mucho de lo escrito y aportado por vos en el resumen del congreso, para esos momentos diarios donde debo ser testigo y protagonista de la humanizacion de la salud…entre mis colegas, los enfermos terminales y sus familias…y sobre todo en mi mismo…

    le pregunto al foro:
    que sognifica-implica para ustedes la humanizacion de la salud?
    que alcances tiene?
    que disficultades encuentran?
    a quienes les compete?
    conocen autores al respecto?

    un abrazo

  18. Recuerdo del Congreso Iberoamericano y convocatoria

    […] publicaba en Acto y Potencia uno de los artículos más leídos y comentados de la página http://www.actoypotencia.com.ar/2010/05/humanizar-la-civilizacion/, en el que me hacía eco del llamado a poner manos a la obra para transformar el mundo en un lugar […]

Deja tu comentario

-->