4 comentarios para “Cuando lo legal está sobre lo moral”

  1. Juan Carlos Vila

    Vivimos en un mundo que va más allá de las justificaciones y crea leyes que decretan muertes todos los minutos del día. Inocentes y o no inocentes todas esas vidas no pueden estar en manos de una ley promulgada desde la impersonalidad. Non-natos, niños y niñas, mujeres, hombres, ancianos… personas que por su edad, desarrollo de las capacidades o ausencia de recursos económicos se encuentran en la indefensión del abandono, son arrasados por el resto de la humanidad.

    Todos tenemos parte en esa barbarie. Los ejecutores son los menos, y quizás los menos culpables. Somos todos aquellos que disfrutamos de la posibilidad de plantarnos y decir basta, pero que no lo hacemos, por falta de empatía o por exceso de seguridad en nuestras plácidas vidas, los verdaderos posibilitadores del horror. Un horror que permite hacer leyes para delimitar el aborto, un acto nefando en sí mismo, pero que no plantea seriamente hablar de relaciones sexuales a los menores; un horror que admite el lucro de los bancos como algo bueno, y que mira hacia otro lado ante la muerte por hambre de millones; y así un largo largo etcétera de situaciones.

    Mi voz es contra la seguridad, verdadero pecado de lesa humanidad que nos corroe, que nos constriñe y nos ciega. Lanzamos piedras contra tejados de cristal, pero nos da miedo plantarle cara al verdadero Leviatán. Hoy entra en vigor una ley infame sobre el aborto, pero hace poco sancionaban con el beneplácito popular una ayuda multimillonaria a los bancos (que también mata), y todos los años se aprueba un presupuesto militar (que mata por sí mismo y avala la muerte de muchos), ….

  2. Flor Fernandez

    Realmente es increíble que se crea que los países «de avanzada» son aquellos que en realidad no hacen más que crear leyes que no tienen nada de progresivas sino que son muestra de un real retroceso del ser humano, una «primitización del hombre» (aunque no estoy muy segura de que el hombre primitivo tuviera en mente tal aberración). Se supone que los seres humanos somos ser racionales, pero cada día se esmeran en demostrar la poco humanos que son por la poca razón que tienen a la hora de decidir sobre valores fundamentales, como el de la vida. Se busca contentar a una minoría que considera que tiene derecho sobre quien no tiene voz, pero si tiene un corazón latiendo que demuestra su vitalidad y lo hace sujeto de derechos.

    Juan Carlos, creo que tenés razón a la hora de decir que todos tenemos parte en esto, y es muy triste ver que a las personas no les interesa dar su opinión por no meterse, por resguardar una imagen que puede contentar a algunos, por la hipocresía de la «apertura mental». Es también cierto que se aprueban todos los días leyes que matan en una u otra forma: matan de hambre, de injusticia, por poder, etc. ; pero también es cierto que la gente no se anima a participar y se desentiende porque cree que los gobernantes que eligió van a defender sus derechos y van a representar también su postura, pero lamentablemente, la representatividad es de unos pocos.

    Claro que España hoy es un país menos decente, pues desentiende abiertamente la moral de la ley, siendo que la primera debería ser la inspiradora y reguladora de la segunda.

    Por último, como mujer, siento que esa «libertad» que posee ahora el género femenino en España, no es más que la más horrorosa de las esclavitudes. Fuimos creadas con el «don» de engendrar, de generar vida a través nuestro, ¿qué libertad hay en privarle a otro el privilegio de vivir? Disculpen, pero que te regalen el derecho a ser una asesina no me parece la mejor decisión que puedan tomar, para eso otorguen el derecho a poseer un arma de fuego y tirar a discresión cuando se sientan cómodos, utilicen sus automóviles como armas matando a inocentes por el simple hecho de que por no conocerlos están habilitados a decidir sobre su ser…y podría seguir mucho más sobre las cosas que deberían ser legales para que finalmente la moral fuera descartada entre las características privativas y privilegiadas del hombre/mujer.

  3. Juan Carlos Vila

    Javier, no creo que por incluir esta noticia quieras hostigar a España. Es una cuestión que afecta a las personas de este planeta, y eso es lo que quería reflejar en mi comentario. Luis nos presenta una reacción ante un hecho concreto en un lugar concreto, lo cual no quiere decir que él no piense en el resto. Pero al ser leídas estas declaraciones, sobretodo por parte de quienes estén directamente afectados en este caso, se gana una sensación de estar peor que en otros sitios, y eso nos refuerza la impresión de que el resto del mundo no existe. Además en la misma España existen problemas como el que tú mismo comentas.

    Hay mucho por lo que luchar y contra lo que mostrar indignación, en todas partes, a todas horas.

    Flor, no creo que estas leyes sean una primitivización de nuestra especie, al contrario. Nuestros antepasados utilizaban medios naturales para evitar el embarazo e incluso para el aborto, pero eran prácticas que se realizaran bajo el amparo legislativo, de un ejercicio del poder. Y precisamente estas leyes son fruto de una exacerbación en el «ser racional» de nuestra especie, que tiende a abandonar el sentido común y la aplicación de la misericordia como justicia, y lo sustituye por el ejercicio del poder y el castigo.

    Por último, la moral y la ley. Desde mi punto de vista la moral nunca, y repito, nunca, ha estado por encima de la ley. En la historia de la humanidad no ha existido justicia, y tampoco ha sido más justa o menos que hoy; ha habido diferentes opciones, pero no que nos lleven a una preferencia. Creo que la moral es independiente de la ley, y lo que debería marcar el ejercicio de la justicia sería la misericordia.

Deja tu comentario

-->