7 comentarios para “De los libros de autoayuda a los psicofármacos”

  1. Maria Ines

    Nunca me gustaron los libros de autoayuda, sabia que se quedaban cortos, y un monton de otras falencias, pero no sabia como expresarlo.
    Opino que es eso, ademas de que al basarse en la autoafirmacion (que no esta del todo mal como para estimarse), evita admitir el horror (para muchos) de una conviccion irremplazable: el ser humano es criatura de Dios y hacia Dios vamos, Dios se dio a conocer, lastima que no todos tenemos el mismo conocimiento. ¡Ay! Y los lindos y musicales pps de autoayuda me deprimen.
    Por algo Cristo encargo una difusion sin fecha de vencimiento.

  2. Flor Fernandez

    Javier, ¡cómo olvidar el artículo sobre «El secreto»! Vuelvo a repetirte que es muy bueno que artículos como estos salgan a la luz puesto que mucha gente venera este tipo de textos.
    Por mi parte, considerar esta clase de textos como «literatura» de autoayuda despierta en mí (que estudio Letras) una cierta intranquilidad, por decirlo de alguna manera, ya que este tipo de textos no entran como categoría literaria. Los que vendrían siendo textos literarios tienen como fuerte característica la ficción y este tipo de textos (teniendo en cuenta el tipo de discurso ) resultan ser, más que narrativos, textos argumentativos; recurren al estilo de una propaganda de vida perfecta y no al de un texto que produce placer estético, sin ignorar que muchos de los textos literarios despiertan la reflexión, denuncian y pueden estar basado en hechos reales. Así como dice la autora, estos textos quieren presentar un manual de vida perfecta haciendo creer a sus lectores (personas desesperanzadas) que hay un sólo camino a la felicidad que es el dinero y el individualismo.
    Un abrazo.

  3. Maria Ines

    No entiendo bien lo que dice la lic. Papalini con respecto a los psicofarmacos. ¿En que fundamenta su relacion con los libros de autoayuda? ¿Se refiere mas a un mal diagnostico quizas? Su respuesta es difusa. Saludos.

  4. Flor Fernandez

    Javier, no me siento ofendida por la utilización del término, sino que me gusta a través de algunos conceptos rebajar otros, y sinceramente la autoayuda no merece ser considerada literaria sino cual instructivo de cocina, está hecho para seguirlo pero la vida es más rica si uno experimenta por sus medios y descubre un plato novedoso que puede resultar igual o más rico. Siempre está bueno, desde el ámbito que sea, enriquecer lo de otros con lo que poco que uno tiene, por eso mi aporte, je. Un abrazo!

  5. Eduardo

    En mi opinión resulta al menos aventurado relacionar el consumo de libros de autoayuda con los psicofármacos. Creo que los libros de autoayuda no ignoran los conflictos , mucho menos los evaden, por el contrario los afrontan con herramientas , si se quiere muy optimistas, pero justamente lo que el lector necesita es eso, pero lejos intentar evadirse, el lector de autoayuda , yo entre ellos, quiere solucionar sus problemas y aprender a enfrentarlos, con terapia, con libros , con consejos de amigos etc. Me resulta muy llamativo que teniendo doctorados y estudios complejos en materias sociales , algunos periodistas y entendedores de la materia expresen con tanta seguridad estos conceptos. No comprendo del todo porque motivo no tienen en cuenta que existen individuos que padecen de un aislamiento afectivo y comunicacional , con grandes inconvenientes para expresar sus sentimientos y necesidades a quienes estos libros (o conjuntos de consejos para no ofender suceptibilidades de los estudiantes de letras) realmente los hace avanzar a niveles autocomunicacionales y externocomunicacionales que nunca antes habían logrado alcanzar. Entiendo que uno no es la media de todos pero justamente por eso tampoco se puede generalizar como lo hace la entrevistada, creo generalizar es un modo cómodo de no profundizar en un análisis complejo tal como lo requiere la conducta y condición humana. Gracias por el espacio para debatir.

Deja tu comentario

-->