11 comentarios para “De la ilusión de la independencia al despertar por la comunicación”

  1. Sosa 8 palos

    Es muy interesante el artículo.

    En la era de las comunicaciones, paradójicamente hay cada vez menos comunicación cara a cara y exceso de comunicación 2.0 (?). Lo que hace a las personas mas independientes o antisociables en la vida diaria y mas dependientes y sociables en la vida «virtual».

    Así es como en Facebook o Twitter o la red social que utilicemos, tenemos 500, 1000 o 100.000 amigos y en la vida diaria a sólo uno o dos le podemos contar nuestros problemas, alegrías, inquietudes, desafíos, etc.. Eso nos lleva no solo a ser antisociales si no que nos genera un personaje en nuestra «otra» vida que no se corresponde con lo que realmente somos.

    Las reflexiones pueden ser eternas, los debates inalcanzables, la realidad es que lo que marca la agenda hoy es ESA vida interactiva, lamentablemente. De todas maneras, me parece por demás interesante, sentarse a pensar y tratar de encontrar el equilibrio.

    Me voy a ver si tengo un mensaje en twitter (?)

  2. Flor Fernandez

    Javier, me parece exquisito el artículo. Comparto la idea que desarrollás de Jasper acerca de un origen de la filosofía en la comunicación. Lo creo así pues el hombre como ser social se nutre de la relación humana y es increíble cómo esto repercute en las personas. No sólo la búsqueda de fama produce este vacío en el hombre, también otro tipo de excesos que no son mal vistos en la sociedad llevan a lo mismo; un claro ejemplo de que la persona va perdiendo los límites de su autonomía, y de lo que ella connota, son las personas que dedican su vida a estudiar, formarse constantemente, trabajar, se sobrecargan de actividades académicas y dejan de «trabajar para vivir» y empiezan a «vivir para el trabajo». Estas personas no tienen tiempo de tener pareja, familia, amigos, simplemente se dedican a una realización personal relacionada únicamente con su desempeño profesional (muchos de ellos en la recta fianl de sus vidas descubren en su soledad su verdadero fracaso). Me pareció bueno traer a colación esta acotación porque hoy en día se toma como individualista sobre todo a quienes están relacionados con la fama, el poder, etc., pero esta corriente a acaparado todos los ámbitos y es tan real esto de que muchos llegan a la noche y no encuentran la calma de sentirse plenos.

    Por otra parte, la palabra «libertad» ha sufrido un cambio semántico en nuestros tiempos ya que es real que se quiere creer que libertad es igual a ‘sin límites’, tanto es así que nuestra propia libertad termina donde empiezan los derechos de otros, osea que taaan libres no somos, y he aquí una cercanía entre comunicación-libertad. Somos libres de expresarnos pero caemos (muchos y muchas veces) en el límite de la libertad y nos expresamos acomodándonos al ámbito o grupo humano con el que interactuamos.

    Para terminar mi comentario voy a retomar: «la comunicación como don de mi ser a otro ser, de existencia a existencia» y agregar que la comunicación es un verdadero don(regalo desinteresado divino) y comparto una breve anécdota que explica mucho mejor esto: En esta semana estaba esperando el micro y 3 de los que me llevaban a la facultad no pararon, en ese tiempo que estuve allí me puse de mal humor. LLego un señor mayor a la parada, venía sonriendo, me saludo con un buen día y comenzó a hablarme del maravilloso día que estaba empezando. Su micro tampoco frenó y él siguió sonriendo. Cuando se acercaban dos colectivos me preguntó si venía el mío. Le conté lo de los 3 que no frenaron, y mientras paraba su colectivo me dijo: «viene uno especial para vos, que tengas un día bellísimo». El colectivo que venía detrás del suyo era el mío y pude irme. Ese día fue magnífico en realidad, y no creo que una explicación más técnica sea capas de expresar esta verdadera sensación de estar vivo, de ser pleno, de encontrar el alma llena después de una comunicación entre dos existencias.

  3. Tomas

    Coincido plenamente con Sosa 5 Palos, y agrego que las comunicaciones 2.0 no brindan ese plus ontológico que se logra, casi exclusivamente, con una comunicación «cara a cara» y difícilmente se logre en estas redes sociales , porque básicamente no están concebidas para tal fin, sino todo lo contrario porque son herramientas que tienden despersonalizar las comunicaciones

  4. Gonzalo Ranea Arias

    Javi, me encantó el artículo ! No hace falta decir más, pero voy a decir, en virtud de nuestras charlas…que son pocas pero son mucho.

    Creo que estamos instruidos por una cosmovisión racionalista de la vida que no nos permite contemplar que la vida rodeado de los otros no es ni puede ser una ecuación de economía relacional en la cual tenemos que elegir segun el rendimiento.

    Las acciones con y por el otro deben ser acciones que tengan valor por si mismo y no de acuerdo a una eleccion de costos. Maximizar el placer y minimizar el dolor nunca puede ser el corolario que nos acerque al prójimo ya que el prójimo trae consigo inevitablemente en el encuentro con nosotros esa diferencia que lo hace unico… pero que como toda diferencia nos aflije y nos trae dolor y angustia.

    Si le escapamos a la angustia de ponernos en el lugar del otro cuando nos topamos con el y cuando nos comunicamos solamente estamos anulando o adormeciendo nuestra naturaleza, que es la de estar y vivir no solo en sociedad sino tambien con los otros, que es mucho más.

    Escapar a eso, en este caso, es todo lo contrario a la libertad. Se es libre cuando se asume aquello que nos resulta mas dificil, cuando a través de un camino que no siempre es facil se descubre que la vida bien vivida es la que se vive con dignidad. Y la dignidad humana no es solo ser digno del amor de los otros sino sobre todo amar a los otros.

    No se trata aqui de mandamientos rigidos que nos vuelvan estoicos sino de palabras y actos que comuniquen, sostengan y movilicen el sentido mas profundo de la dignidad de los hombres. Cuando hacemos aquello para lo que fuimos creados nuestro espiritu se ensancha y nuestra dignidad como personas resuena. Eso es la autónomia y esa es la verdadera libertad.

    La libertad no es una eleccion individualista que viene de adentro hacia afuera y nos da la posibilidad de hacer lo que nos gusta sino que, al contrario, es un acto comunitario que viene desde afuera y nos toca lo mas verdadero hondo y particular de nuestro espiritu.

    La libertad verdadera es la de ese hombre que es libre porque es autónomo y que es autónomo porque dio rienda suelta en su yo mas profundo a toda su escencia como ser humano.

    Por eso seria bueno saber qué estamos comunicando porque tal vez pensamos que la comunicacion del siglo XXI y la tecnologia pueden derribar cualquier barrera y unir al género humano en una comunidad de principios cuando en realidad al sacarle al hombre su verdadero sentido se le van de a poco socavando sus verdaderos valores comunitarios y quizá esta comunicación «universal» no sea tal y quizá lo está esclavizando, lo está empobreciendo y lo está encadenando como nunca antes en la historia de este lindisimo mundo.

    un abrazo grande

  5. Inés Riego

    Javier, no puedo menos que felicitarte y agradecerte por esta nueva reflexión que nos compartes sobre un tema tan trascendental en la vida como en el pensamiento, y que, sin embargo, pareciera que nuestro tiempo y nuestra cultura se empecinaran en darle la espalda mostrando, una vez más, su ceguera ante la realidad, que es siempre nuestra y realidad de personas, por lo tanto teñida de la relación que implica siempre la tensión entre la independencia y la comunicación.
    Me quedo con este texto que resume lo más importante: «Y aquí el misterio de la realización personal que cuanto más individualista se encare, en igual proporción será el desencanto, mientras que si ese proyecto se pone al servicio de una realidad más amplia a los propios intereses, los frutos desbordarán cualquier planificación, colmando de sentido el ser». Efectivamente, Jaspers al igual que casi todos los filósofos de la existencia , preparando el terreno del personalismo en gran medida, han puesto el dedo en la llaga más profunda del hombre contemporáneo lastrada desde comienzos de la modernidad, y es ese sentimiento vacío y prepotente de autonomía personal desvinculada de Dios y del hermano que ha llevado al individualismo más perverso, la matriz permanentemente gestante de los males e injusticias estructurales que vivimos en todos los órdenes. Por eso nuestro desencanto y nuestro hastío, como bien has señalado. Pero si nos animamos a ver, a sacarnos las anteojeras del propio ego, descubriremos maravillados que mientras más nuestra existencia se vuelque a un proyecto destinado al bien de otros, más plenificados de sentido estaremos -y por ende más felices-, y más cerca de la mayor libertad -que no debemos entender como des-vinculación- que consiste en coincidir con el plan divino incripto en nuestro nombre, en nuestro corazón y en nuestro adn espiritual. Difícil pero posible.

  6. Marcos Roca

    ¡Muy buen artículo!
    Tal como se afirmo en el último comentario, las posibilidades que nos brinda la comunicación virtual (gracias a la cual estoy realizando este comentario) no deben reemplazar a la comunicación directa. Se deben complementar y equilibrar ambas en su justa medida y explotar al máximo nuestras posibilidades de comunicación.
    Es importante señalar también, la importancia que Jaspers le da a la reflexión, pues esta debería ser el paso previo a la comunicación, para que esta otra sea plena.
    Por último, discrepo en que la voluntad de la comunicación sea la actitud filosófica fundamental. Más bien sostengo que es el asombro y luego la comunicación, permite que se desarrolle.

    1. Marcos Roca

      Perdón, cuando hice referencia al último comentario, me refería al primero.

  7. Carlos

    Estimado Javier, muy interesante post. Yo matizaría la afirmación: “Y aquí el misterio de la realización personal que cuanto más individualista se encare, en igual proporción será el desencanto, mientras que si ese proyecto se pone al servicio de una realidad más amplia a los propios intereses, los frutos desbordarán cualquier planificación, colmando de sentido el ser” Aunque comparto plenamente lo que dices, me parece que parte de la crisis de la «realización personal» actual tiene sus raíces en la reducción de nuestro ámbito de intereses. Cada vez nos interesan menos realidades, cada vez el inter-esse es menos un relacionarse con los demás seres y más un encerrarse en el yo y pensar que la felicidad es mantener una buena autoestima, un alto autoconcepto.

    Otrosí, me parecen demasiado severas las apreciaciones hecha en un comentario al internet como medio de comunicación. Pensar que el internet (facebook, messenger, etc) despersonaliza es creer que la persona se define en algo extrínseco y no en lo íntimo. Pensar que el cara a cara es algo puramente fáctico, es trivializar la comunicación interpersonal y no haber entendido el misterio de la presencia marceliana. Pienso, por ejemplo, en el intercambio epistolar entre San Jerónimo y San Agustín, uno en Hipona, el otro en Belén, las cartas demoran meses en llegarles, nunca se han visto personalmente; sin embargo, que testimonio de presencia personal, en sus cartas se manifiestan, se conocen, discuten, se amistan y se enemistan, se piden perdón y se perdonan. Si el facebook se ha convertido en la mayoría de usuarios en una medio impersonal eso no es señal de una deficiencia del medio, sino de una crisis de la persona que se muestra incapaz de personalizar los medios que utiliza. Porque no se puede negar que el facebook te muestra muchas más posibilidades de comunicación que el papiro de San Agustín.

Deja tu comentario

-->