7 comentarios para “El bien que dejamos de hacer”

  1. José

    Javi, mi opinión es que es demasiado, creo que hay muchos males evitables mucho más cercanos a esto y que no se contienen, es decir antes de llegar a algo como esto hay mucho camino por recorrer y considero que la humanidad no llegó ni llegará nunca a ese nivel, es como poner el carro adelante de los caballos.
    Abrazo.

    Checho.

    1. actoypotencia

      José, creo que tu mirada es muy realista. Yo tampoco creo que la humanidad algún día resolverá todos sus conflictos y convertiremos este mundo en un reino de paz y amor, está claro. Pero entre cómo vivimos y cómo podemos vivir, pienso que vale la pena apuntar a lo más noble, a lo que nos implica un esfuerzo y nos obliga a superarnos, aunque «objetivamente» nunca transformemos esas problemáticas en su totalidad. Sin embargo, me importa poco lo «objetivo» o bien pretendo que ese posicionamiento frío, especulativo, no me determine. En última instancia, el realismo deviene en conformiso y el conformismo en mediocridad. Aspiremos a lo máximo, despúes veamos hasta donde podemos llegar. Gracias por tu comentario!

  2. Ana Cristina Peniche Ayora

    La importancia y trascendencia de aprender a distinguir el valor de cada valor y por tanto su justa ubicación para guía de nuestras decisiones y acciones de todos los días. La cultura del poder y del dinero, asociado al mundo de lo superfluo, se introducen no solo en nuestro entorno, sino en nuestra intimidad, en la medida en que dejamos atrás el interés por el cultivo de las virtudes.

    Me agrada mucho la idea de que el origen del mal es corresponsabilidad de todos.

    En efecto, en la medida en que omitimos hacer el bien que debemos, permitimos que el mal ahonde sus raíces.

    Así que … a hacer el bien, como corresponde!

    Muchas gracias.

    1. actoypotencia

      Gracias Ana por tu reflexión. Sí, en cierta medida creo que es así, somos corresponsables de cuanto nos pasa. Más si entendemos nuestro ser persona o nuestra constitución individual como posible a partir de un tú.

  3. Maria Ines Nacinovich

    Ante un hecho tan horroroso me surgen muchas pregunta:s acerca de la naturaleza del mal, las causas que llevan a una persona a cometer atrocidades contra otra, si eso es enfermedad o maldad.
    El bien que dejamos de hacer… esto es importante que lo remarcaras. Alrededor nuestro, muy, pero muy proximas, hay personas que necesitan de nosotros. Lo que podamos darle y un poco mas. Y otros cientos de posibilidades de involucrarnos en el sosten de otros seres humanos. Esto se encuentra en algunos sectores, ignorado, y en otros, se practica y no se conoce. No dejemos que se pierda. Javier, saludos!

  4. actoypotencia

    María Inés, qué alegría verte de nuevo por acá!! estoy de acuerdo en lo que decís y creo que en parte le contestás al cometario de José. De eso se trata, de lo que está al alcance de nuestra mano. Por supuesto que ni vos ni yo tenemos responsabilidad directa sobre el crimen de alguien que jamás conocimos, pero ahí está la clave de la reflexión, me parece, y que está en nuestro entorno. Sin dudas que es un desafío para todos, pues a veces ese entorno es el que más descuidamos.

  5. Maria Ines Nacinovich

    Estoy en todo de acuerdo con vos, Javier. Yo mencione lo que esta a mi alcance, y el de personas comunes, y creo que la suma de todos los actos en pos de la solidaridad y el «me importa el otro» «me importa lo que pasa afuera», y reflexionar sobre esto que paso esta buenisimo.
    A veces un llamado telefonico puede cambiar el dia de una persona, y hasta la vida… ¿por que no?

Deja tu comentario

-->