9 comentarios para “La sustentabilidad como nuevo humanismo”

  1. Claudia

    Es cierto que estamos frente a un gran peligro que engendra la mayor oportunidad: el cambio. De nosotros depende que «todos» no diluya la responsabilidad social y se convierta en «nadie».
    Que » sustentabilidad» no sea sólo un tópico políticamente correcto, sino la bandera del cambio necesario para devolverle al hombre un lugar digno en el mundo, y para cuidar nuestro planeta.
    «La indignación creativa» me hace pensar en el «Hagan lío»que dijo Francisco. Es hora de despertar. Excelente!!!

  2. Horacio

    JAVIER
    Excelente artículo y comentario., Ahora falta que cada uno de nosotros asimile y ponga en práctica este nuevo paradigma.
    Saludos, Horacio

  3. Maria Cristina Roth

    Totalmente de acuerdo con la tesis expuesta por los autores del devalúo de la expresión desarrollo sustentable, desde la significación y exégesis del la expresión hasta la aplicabilidad del concepto que encierra. Múltiples síntomas lo testimonian: sin lugar a dudas, en la sociedad actual que lo expresan con el nuevo malestar en lo social, cultural disgregación y desagregación social, inclusión con exclusión. Los ciudadanos ya no saben bien quiénes son ni qué los relaciona a unos con otros. Temen vivir mañana peor que hoy, los acecha la incertidumbre, la fragmentación social, la inseguridad de todo tipo y se desconfía cada vez más de los dirigentes y los abruma una falta de seguridad jurídica e institucional, ya sea en lo privado como en lo público.

  4. Horacio

    No me cabe duda que las concepciones del autor sobre lo que podríamos denominar la moda de la «sustentabilidad» están desnudando un fenómeno real que ha devaluado los principios que han inspirado esa acción. Me conmueve la existencia de esa huella ecológica, que cual herida en el planeta, necesita su cicatrización para curarse y aún así no lo estamos permitiendo. Si el desarrollo sustentable permite satisfacer las necesidades actuales sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras, la ecuación nos dice que fallamos por donde lo miremos. Como también fallamos en priorizar el economicismo como nervio motor del cambio, en detrimento de la persona como individuo sufriente con «necesidad de salvación ahora y no mañana» como mandato inherente a su derecho a la vida. La palabra sustentabilidad me resulta en lo personal poco amigable y algo feita, porque es equívoca al inducirnos a que lo sustentable, lo sostenible, es aquello que puede mantenerse en el tiempo por sí mismo. Tiene un tufillo económico – empresarial que no me termina de cerrar. Pero bueno, es lo que hay, y ya sabemos a lo que el autor apunta y está bien que nos mueva las neuronas aplicando imperativos éticos y humanizados como reacción a lo que está pasando. Toda revolución va mutando, por eso los exhorto a seguir ese sendero movilizador de pensamiento atrevido y renovado que esboza Javier. Inmenso artículo!!!

  5. mercedes

    Es algo muy común de nuestra época esto de tomar temas importantes y reducirlos a «lugar común» o slogan que terminan por vaciarlos de contenido, observo el mismo proceso con los Derechos Humanos.
    Es muy difícil no caer en estas trampas e ir a fondo…
    ¡Te felicito!

  6. Tarcisio

    Genial!

  7. Federico Zárate

    Javi!

    Coincido con tu análisis y definitivamente adhiero a la necesidad de comprender que estamos viviendo una crisis profundamente ética y, como hemos hablado en otras ocasiones citando a Marina Silva, una CRISIS DE CIVILIZACIÓN.

    Si bien es importante que el concepto de desarrollo sustentable haya tomado relevancia y, como parte de un proceso, se encuentre hoy en la opinión pública; definitivamente ahora se hace menester comprender con mayor profundidad el mensaje y promover un verdadero cambio cultural con bases en valores sólidos y en el que el SER HUMANO sea concebido «humanamente».
    Toda crisis es también una oportunidad y depende de nosotros, como sociedad, aprovecharla o no.
    Me gustaría recomendar un video de Bernardo Toro, filosofo colombiano que expone acerca de «La Etica del Cuidado» como nuevo paradigma de civilización. «El cuidado hoy no es una opción; ó aprendemos a cuidar ó perecemos todos»
    Creo que mucho de lo expuesto en tu artículo, tiene que ver con este nuevo paradigma.

    http://www.youtube.com/watch?v=5nivihNqbXk

    Un fuerte abrazo!!!

    Federico

  8. Iñaki Lizarralde

    Ahí terminé el artículo, está muy claro, bien escrito y me gusta el planteo como dilema/desafío que tiene la sustentabilidad. No me cierra la idea de “humanismo no ideologizado”. Como politólogo no me imagino lo no ideologizado… Y creo que en función de eso es lo que me queda pendiente… cómo se canaliza eso en el rol del estado… porque más allá de que no quiero nunca un estado totalitario, ni un estado mínimo, de alguna manera es entender cómo nos organizamos en términos sociales… y ese es el equilibrio totalmente inestable donde la ideología juega mucho!!

    1. Martin

      Hola Iñaki, llegué a este artículo y a tu comentario un poco tarde jaja. Pero estoy totalmente de acuerdo con vos, yo creo que el rol de estado, como forma de organización social, no puede nunca minimizarse ni sacarlo del foco. Si bien la crítica que plantea es cierta, la forma de hacerle frente no es quitando de la escena el estado, la política y la ideología, sino todo lo contrario. Saludos!

Deja tu comentario

-->