La impronta que espero del nuevo presidente

En Argentina hay personas que viven en una situación de postergación permanente. Hay quiénes en el Chaco y en otras provincias tienen que caminar dos horas para llegar al pozo de agua más cercano y son 6 millones quienes no tienen acceso a este recurso en Argentina, según publica hoy La Nación en su suplemento «Comunidad».

Ahora bien, ¿qué debieran hacer los gobernantes frente a este escenario? ¿qué tendría que hacer el próximo presidente de los argentinos? Sin dudas, poner como prioridad absoluta a aquellos que vienen sufriendo el abandono sistemáticamente. Demostramos ser una sociedad incapaz de actuar sin tomar algo a cambio. Evidentemente los parajes rurales del norte argentino no son lo suficientemente caudalosos en votos y de allí que ni las prácticas clientelistas los consideran. Un estadista con sentido humano, con sentido de la dignidad, antes que cualquier necesidad institucional, protocolar; antes de atender a los representantes del poder corporativo, dirigencial, etc., tiene que hacerse presente en estos sitios a los que se les ha dado la espalda históricamente y garantizarles, a esas personas, los derechos humanos esenciales que les son negados por pura desidia.
Es muy elocuente para este enfoque, por contraste, la manera en que el mayor líder de todos los tiempos, Jesucristo, estableció como norma ética humanista primordial: invitar al centro a quien se ubica en el fondo, detener la caravana por el que está al costado del camino, dejar noventa y nueve ovejas por una perdida. No se trata de mostrar cuánto aumenta el consumo en la Argentina de las incoherencias, se trata de tener una sensibilidad renovada que vuelva la mirada a quien sufre en silencio, por justicia, por amor.

Un comentario para “La impronta que espero del nuevo presidente”

  1. Horacio

    Querido JAVIER
    Espero que el próximo gobierno vea las cosas con un ojo humanista. Lamentablemente no se observa en la mayoría de los candidatos con chances de ganar las elecciones una visión de este tipo, sino más bien de obtener privilegios para un sector determinado y antagónicos entre sí. Pero no debemos dejarnos oprimir por este sentimiento tan pesimista, sino que dependerá también de cada uno de nosotros reclamar por estas situaciones de injusticia y discriminación. Otro tema que no se ve resaltado en lo propuesto por diversos candidatos es la inseguridad, la familia, el trabajo. Aparentemente todo se reduce en ganar a como dé lugar y después ver qué se hace.

    Un abrazo, Horacio

Deja tu comentario Horacio

Click para cancelar.

-->